Dopi sigue marchosa

0l76sKBreQsA Dopi la encantaba chatear en los ciber y además coqueteaba de manera imperceptible con algunos de los hombres que iban a usar los ordenadores. Un día dos de ellos no se cortaban y la sostenían la mirada y de vez en cuando se relamían los labios como provocándola. Ella estaba bastante cachonda porque unos minutos antes una chica se había masturbado por la webcam para ella.

Se levantó y fue al baño para secarse y calmarse debido a la calentura que tenía, el servicio estaba en la planta de abajo en una especie de semisótano que los dos hombres conocían muy bien porque ellos habían trabajado en la repartición del local antes de la inauguración. Ella entró al baño y uno de ellos la empujó dentro. Dopi, en lugar de chillar, los miró relamiéndose los labios y separándose del que la había sujetado comenzó a bailar voluptuosamente.

Luis la comentó si la apetecía ir a una discoteca con ellos y ella dijo que si que vale, que subieran y que ahora iba ella. Se miró al espejo, se colocó bien la ropa y salió del baño, pagó al del ciber y fue con los dos hombres a una discoteca conocida. Entraron, ellos la pagaron la entrada y la dijeron que también la invitaban a las copas. Ella sonrió picaramente y dijo que les tendría que recompensar.

Se sentaron en unos sofás que había al final de la discoteca en la zona más oscura. Ella en medio de los dos. Luis comenzó a besarla en el cuello mientras una mano la deslizaba por su muslo hasta tocar sus braguitas, con un dedo entró por uno de los lados palpando parte del vello púbico. Javier entretanto la sobaba los pechos, se notaba que tenía práctica porque a veces los apretaba como si los estuviera amasando y otras solamente los rozaba.

Dopi se estaba poniendo extremadamente cachonda, ellos lo sabían y todavía la sobaban más. Luis la susurró al oido que estaba muy mojada que ahora su polla entraría muy bien en ese coñito. Ella para que la cosa fuera más lenta se levantó para ir a la pista de baile pero antes se inclinó hacia delante de tal forma que los dos hombres pudieron ver parte de las braguitas. Luis la cogió de la cintura atrayéndola hacia él y haciendo que la chica notase la polla dura del hombre contra su culito.

Se volvió a levantar y fue a la pista de baile y comenzó a bailar. Se movía como una autentica bailarina, sus contoneos eran perfectamente armónicos. Ellos fueron y bailaban al lado de ella. Se encontraron con un amigo y se la presentaron. Le dijeron a su amigo que la chica era muy caliente. En otro momento ese comentario degradante hubiera molestado a Dopi pero no ese día, estaba tan caliente que la importaba poco todo.

Llevaban un buen rato bailando cuando la chica fue otra vez al servicio, había que expulsar toda la cerveza que había bebido, entró en el baño de mujeres y vió como en una de las cabinas dos chicas se comían a besos y cuyas manos literalmente acariciaban todo el cuerpo el uno de la otra. Ella entró en la cabina de al lado a orinar y mientras estaba sentada podía oir los gemidos de las dos chicas y eso hizo que se pusiera todavía más caliente. Se subió las braguitas pero lo pensó mejor y las guardó en el bolso.

Salió y se encontró con Fernando el amigo de sus ligues de esa noche que iba a entrar al de chicos. Le saludó y le besó en la comisura de los labios mientras con un movimiento ligero le acarició el paquete, el tio se sorprendió y la polla se le puso extremadamente dura. Ella subió donde los hombres y se sentó entre ellos, Luis tomó la iniciativa y la giró la cara besándola en los labios, primero un delicado beso, luego uno apasionado mientras con la mano acariciaba el muslo de la chica y al subir notó que ella no llevaba bragas.

Se lo dijo a su amigo diciéndole que la mujer buscaba guerra que deseaba ser follada por una buena verga. Javier les propuso ir a su casa que estaba cerca de la discoteca y allí follar los tres. Dopi les dijo que porque no se unía también Fernando que quería tener tres vergas para ella solita. Ellos asintieron pero la dijeron que no sabían donde estaba y ella les dijo que si sabía y que ya iba ella a por él.

Bajó a los baños y le encontró lavándose las manos, fue por su espalda y besándole en el cuello le cogió de la polla frotándosela por encima de la ropa con suavidad primero y luego con mayor maestria. La polla se puso muy dura, le cogió de la mano y le llevó hasta la taza del wc y se sentó en ella. Le bajó la cremallera y mirándole con cara de vicio le sacó el pene y comenzó a besarle mientras lo acariciaba lentamente.

Lo comenzó a mamar, era una mamada rápida y cuando el chico iba a correrse ella cesó y le dijo que si quería ver como terminaba y follarsela que fuera con ella y con los dos hombres a la casa de Javi a joder. A él no hizo falta insistirle. Subieron, se juntaron con los otros dos hombres y fueron a la casa de Javi, en el ascensor, la magrearon entre los tres y la desnudaron. Cuando salieron del ascensor ella estaba completamente desnuda, se tapaba los pechos y el coño por vergüenza para que no la pudieran ver los vecinos en caso de que estuvieran.

La llevaron al salón y se sentaron en el sofa, ella se arrodilló delante de Luis y le acariciaba la polla por encima del pantalón, luego le iba soltando los botones de la bragueta y le quitó los pantalones, él de mientras se quitó la camisa, sus amigos no iban a esperar a que ella les desnudase, lo hicieron ellos por completo, Dopi con la boca mordía suavemente la verga de Luis mientras con una mano masturbaba la de Javier y Fernando la había colocado a cuatro patas y empezaba a lamerla, primero los labios vaginales y luego subía con la lengua hasta el ano.

Allí giraba la lengua y procuraba penetrarala con ella, a Luis le bajó el boxer y una buena tranca saltó fuera como una boa. Ella le dio un beso en el glande y succionó un poco en la uretra para luego soplarla y meter la polla hasta la mitad en su boca cuando la metía la hacía pasar por sus dientes como en un simulacro de mordisco. Fernando con su lengua hacía virguerías en su coño y en su culo haciendo que la chica se excitase al máximo.

Luis se la sacó de la boca y se tumbó en el suelo, era de los tres el que tenía más grande la polla, sobre los 22 cms. Ella se sentó a horcajadas sobre él y comenzó a cabalgar sobre el pene a veces moviéndose en círculos y otra con movimientos pendulares adelante y atrás. Fernando que previamente la había comido el culo y el coño fue a follarla por detrás pero ella le paró y le dijo que no. Le cogió la polla y se la metió en la boca y comenzó a hacerle una mamada alternando con la de Javier. Galopaba sobre la polla de Luis hasta que notó como algo caliente en su coño, el hombre que la tenía penetrada había eyaculado. Luego Javier la cogió la hizo salir, la puso al borde del sofa colocando sus tobillos en sus hombros y la penetró. Se la fue follando hasta que también se corrió pero él en los pechos de la chica. Fernando era el siguiente pero el chico quería otra variante y la puso a cuatro patas y se la metió de un solo golpe follandola hasta que notó que le quedaba poco para eyacular y se la dio en la boca para que se la mamase y acabase el trabajito del baño, ella lo hizo y cuando sintió la polla ponerse tensa la apretó con los labios e hizo que se corriera en su boca.

Posteriormente la dejaron ducharse y tomaron algo hasta que cada uno se fue a casa pero quedaron en repetir el polvo aunque fuera por separado.

Este relato es imaginario pero va dedicado a “Dopi”, una chica muy simpatica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>